Entender el funcionamiento de un sistema de rociadores automáticos

Los sistemas de rociadores automáticos suelen cruzarse en los campos de cultivo y en las zonas donde la hierba está tan lejos como el ojo puede ver. Sin embargo, para aquellos que son reacios a usar el riego manual, este artículo explicará cómo funciona el riego automático y cuáles son sus ventajas.

Cómo funciona un sistema de riego automático

El riego automático se define como un sistema integrado diseñado para proporcionar agua a las plantas en una gran superficie sin intervención humana. Programado a distancia o localmente, este sistema de riego está automatizado por energía eléctrica que regula el movimiento de los chorros y su presión. Típicamente utilizado por agricultores y jardineros, el sistema de rociadores permite almacenar y distribuir el agua en un área precisa. Además, la instalación de un temporizador permite que el rociador automático gestione los flujos de agua según la frecuencia y la cantidad requeridas. También requiere la instalación de varias válvulas solenoides para controlar y gestionar el circuito de agua en diferentes sectores. Además, la instalación del sistema de rociadores se injerta en las instalaciones preestablecidas, a saber: turbinas, tuberías porosas, boquillas y canaletas. De hecho, cada dispositivo tiene su propio papel, pero depende de cada persona elegir el que más le convenga. Pero, ¿cuáles son los tipos de riego integrado? El funcionamiento detallado del riego automático

Los diferentes sistemas de riego automático

Hay tres sistemas de riego automático, a saber, el riego subterráneo, el riego superficial y el riego por goteo. En primer lugar, el riego subterráneo o integrado consiste en ocultar las tuberías en el suelo. La gestión del horario y el suministro de las redes de tuberías no puede hacerse independientemente del programador. Por otro lado, la técnica de irrigación sobre el suelo es bastante diferente. Consiste en conectar las mangueras de riego a un grifo y colocarlas en el suelo. Este tipo de sistema de riego permite realizar varios tipos de riego, como el riego por aspersión y el riego a baja presión, según se trate de un riego de tipo rotativo o de tipo cañón. Además, en lo que respecta al sistema de riego por goteo, la técnica difiere de las otras dos, ya que el agua es conducida a las raíces de las plantas. De hecho, es conocido por su precisión y permite a las plantas tener un suministro de agua óptimo. No obstante, su aplicación requiere la ayuda de un profesional, ya que requiere conocimientos técnicos en la materia.

Las insospechadas ventajas del sistema de riego automático

El sistema de rociadores automáticos ofrece varias ventajas. En primer lugar, funciona continuamente y no requiere mantenimiento si la presión del agua es suficiente. Este sistema de riego también se destaca por su capacidad para ahorrar agua y así reducir los costos. En el plano agrícola, promueve el rendimiento y permite el riego óptimo de los campos de cultivo. Además, también permite el riego de zonas peligrosas e inaccesibles que se extienden por un territorio bastante amplio. Además, también tiene una ventaja sobre la reducción de las actividades humanas, ya que todo se hace de forma automática.