¿Qué ropa pueden comprar los chicos y las chicas?

Uno de los momentos más agradables en la vida de los padres es cuando compran ropa para sus hijos. Todos conocemos la oleada de ternura y entusiasmo que nos impulsa, sin pensar en sacar la tarjeta de crédito. Así que aquí hay algunas pautas para elegir ropa bonita para su niña o niño.

¡Es fácil caer en la compra compulsiva!

Pocos padres pueden controlarse cuando se trata de hacer compras para sus hijos. ¡Haces clic en un sitio de moda infantil y te abruma la variedad de piezas de ropa que se muestran ante tus ojos! Entonces compras sin ninguna estrategia y terminas con un armario lleno a reventar de trajes que mantendrán sus etiquetas para siempre. Para evitar caer en este patrón, primero debe elegir una tienda que ofrezca piezas de calidad como la ropa infantil Ikks. Entonces haz una lista de todo lo que te falta. ¡No tiene sentido comprar el enésimo par de jeans cuando tu pequeño necesita tops y tops sobre todo! Sé selectivo e inteligente. Si un vestido de flores te atrae, ponlo en la lista de favoritos para los que necesitas establecer un presupuesto.

Lo esencial para una niña pequeña

Puedes pensar que hoy en día, no prestamos tanta atención a la distinción niño/niña cuando compramos ropa de niños. Sólo tienes que mirar la colección de Kenzo Kids para darte cuenta de que hay una gran variedad de trajes unisex. Sin embargo, si quieres llenar el armario de tu hija con precisión y practicidad, es mejor empezar con las piezas femeninas básicas. Elija faldas, vestidos, luego pantalones y pantalones cortos. Para los topes, ¿qué piezas usa su pequeña gema con más frecuencia? Camisetas, polos, camisas… Depende de ti elegir centrándote en tus necesidades en lugar de tus deseos.

Las piezas esenciales para un niño pequeño

Muchas prendas de vestir como las que se pueden encontrar entre la ropa de los niños Ikks pueden facilitar esos momentos diarios en los que hay que vestir a su pequeño. Ve directo a lo básico: ropa interior, camisetas y pantalones, y finalmente chaquetas, chalecos y abrigos. Elija colores oscuros que no manchen en lugar de tonos más claros que son mucho más delicados de llevar para un niño que pasa mucho tiempo jugando. Los vaqueros pueden ser la base de un traje fresco y atractivo, pero imagina cómo se verán después de unas horas. Siempre mantente enfocado en lo práctico y echa un segundo vistazo a la estética.